Skip to content

En estos días existen diferentes factores que contribuyen al daño del cabello y existen miles de productos que prometen arreglarlo: existen productos para cabello deshidratado, maltratado y otros padecimientos en el cuero cabelludo como caspa, resequedad, cabello fino, entre otros. Pero la pregunta más importante es; como reconozco que tipo de padecimiento tengo y qué producto me ayudará a combatirlo.

Para responder a esta pregunta debemos separar en dos partes nuestra problemática, el cabello y el cuero cabelludo.

En esta ocasión nos centraremos en el cabello, puesto que el cuero cabelludo necesita un análisis especializado para no ocasionar mayores problemas.

Estamos acostumbradas a decir “tengo el cabello maltratado” pero realmente no sabemos si se debe a la falta de hidratación o a la sobreexposición química.

Cabello Seco.

El cabello seco es uno de los principales problemas, pues es ocasionado principalmente por un recurso que todas las mujeres usamos; las planchas, secadoras, rizadoras y otras herramientas de calor que al entrar en contacto con el cabello ocasionan la fuga de partículas de agua y dejando la capa hidrolipídica del cabello abierta.

Características

Las puntas abiertas son la primera señal de que tu pelo está seco, haciendo lucir tu cabello apagado y encrespado. Para eliminarlas debes cortarlo.

Tiene poca flexibilidad, al estirarlo se parte.

No tiene brillo ni movimiento.

Es áspero al tacto.

Tiene mucho frizz.

Son difíciles de peinar

 

 

Recomendación.

Para recuperar la vitalidad de tu cabello es recomendable usar un shampoo sin sal que devuelva la vitalidad.

Utiliza productos con extracto de jojoba, este arbusto tiene una composición oleosa que acondiciona el cabello para darle una protección contra la sequedad, la rotura de la fibra capilar y las puntas abiertas.

Utiliza una mascarilla de hidratación profunda una vez a la semana.

 

Cabello Maltratado. 

El cabello maltratado es ocasionado cuando sometemos nuestra cabellera a diferentes procedimientos químicos y de calor, como el teñido, el secado diario y el planchado (permanente o diario), para que estos procesos sean permanentes y ocasionen la alteración de la fibra para lograr el resultado deseado, primero deben abrir las escamas del cabello e introducir las partículas químicas.

Características.

  • El cabello luce sin vida.
  • Es difícil de peinar y mientras lo estilizas tienda a trozarse.
  • Al tocarlo se siente rígido y sin vida.
  • Después de un peinado el cabello no vuelve a su forma natural y luce quebrado.

Recomendación

Lo primero que debemos decirte es que para lograr que el cabello luzca brilloso y con vida nuevamente lo que más necesitarás es paciencia y constancia.

Otro punto importante es prevenir antes que lamentar y si aún consideras que no puedes dejar de plancharlo, puedes proteger tu cabello antes de someterlo a procesos así reducirás el daño, te recomendamos usar un protector de calor antes del planchado.

Utiliza formulaciones más gentiles, no intentes usar tratamientos agresivos porque en este momento tu cabello puede reaccionar de forma contraria; mejor recurre a productos con base natural, con componentes como a macadamia, keratina, nuez, argán y karité que devuelvan el brillo y la vitalidad.

Finalmente elimina los sulfatos de tu rutina, estas sales son el agente espumante de muchos productos y lo único que hacen es saturar tu cabello haciéndote creer que la espuma limpia, aunque no sea así.

X